Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | marzo 19, 2010

Sobre la igualdad de los Estados y el mundo globalizado

Sobre la igualdad de los Estados y el mundo globalizado

Veía hace unos días que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, se proponía realizar un informe sobre el estado de los DD.HH en EE.UU como respuesta a los informes que sobre el tema el departamento de Estado de EE.UU publicó recientemente con referencia a algunos países de América Latina. Esta reacción por parte de Correa es absurda y no pasa de ser una interesante ironía. Es también el resultado del ya característico gobierno populista y nacionalista que se ha instalado en Latinoamérica.

Sin embargo, la respuesta de Correa no es producto de una serie de ideas disparatadas y embustes. Con su pronunciamiento, el mandatario ecuatoriano pone en evidencia una de las realidades centrales del mundo globalizado; una realidad que tratan de maquillar y hacer desaparecer de la opinión pública a toda costa aquellos actores que se favorecen de la globalización.

No es casualidad que sea Estados Unidos el que hace informes sobre los derechos humanos en América Latina y que no sea al contrario, o al menos de manera recíproca. Esta no es más que una de las infinitas muestras de la irrefutable desigualdad entre los Estados en el plano internacional. En el mundo globalizado los Estados no son iguales, y el poder de cada uno de ellos varía. El discurso oficial, por supuesto, plantea que todos los Estados son igualmente soberanos, que ningún Estado puede entrometerse en los asuntos domésticos de otro, y que el territorio de los Estados es inviolable. En resumen, plantean a los Estados como una serie de actores iguales. Pues bien, déjenme decirles que no hay tal igualdad.

Que esto sea así no significa que hay que caer en los discursos nacionalistas extremos, o promover una política aislacionista, como lo hacen un gran número de gobiernos en el mundo. La globalización es un fenómeno que ya está aquí, y seguramente se quedará un buen rato. No es posible pretender desconocerla o ignorarla. Pero si es importante cuestionar todos los discursos “oficiales” que idealizan la globalización, presentándola como algo absoluta e indudablemente bondadoso. El mundo globalizado es un ambiente complejo, con una gran cantidad de rasgos –como la desigualdad de los Estados-. Seguramente no podemos cambiar la desigualdad estatal en el plano internacional, pero si es necesario tener en cuenta estas realidades a la hora de desarrollar la política exterior de los Estados; sobre todo en aspectos como TLC’s o la presencia de tropas y material bélico extranjero en los territorios de otros estados. No podemos moldear la globalización a nuestro antojo, pero sí podemos –al menos- comprenderla.

The MadHatter

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: