Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | abril 11, 2010

Cazando indígenas…

Cazando indígenas…

A comienzos de los años setenta era común escuchar en las zonas de frontera agrícola el verbo “guahibear”. Se trataba, ni mas ni menos, de la actividad de andar cazando indígenas (guahibos, de ahí su orígen) llevada a cabo con alguna regularidad por los colonos. Y como si esto no fuese suficientemente preocupante, al judicializar a los colonos por el homicidio estos se sorprendían puesto que no sabían que la caza de indígenas era delito: no los consideraban siquiera como seres humanos.

Es un gran avance, entonces, el que se ha hecho con la Constitución de 1991 en donde se reconoce la existencia de los pueblos indígenas y su “humanidad”, al tiempo que se consagran mecanismos para su protección material y la de sus culturas milenarias. La Constitución de 1991 acaba, por lo menos en el papel, con la invisibilización de los pueblos indígenas y los consagra como sujetos plenos de derecho.

De esta forma, los pueblos indígenas hoy cuentan con resguardos y otros territorios en donde aplica su propia jurisdicción y sistema normativo. Esto es, sus normas, sus jueces y sus sanciones -dentro de ciertos límites constitucionales mínimos-. Este reconocimiento de la autoridad indígena en sus territorios no tiene otro fin que el de preservar su cultura y acabar con el ciclo de imposición colonizadora mestiza que ha vulnerado de manera contundente los derechos de estos pueblos a lo largo de los años.

Aída Quilcué

Colombia ha tenido entonces, como digo, un avance significativo en materia de derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo la situación de estas comunidades está muy lejos de ser favorable, o incluso aceptable. Estas comunidades viven asoladas por el conflicto y sus derechos, aunque en el papel, rara vez son cumplidos. Es por esto que estas comunidades se movilizan para revindicar sus derechos y que los “otros colombianos” seamos conscientes de su drama. Empero, esto no parece sino agravar su sufrimiento y precaria situación, puesto que con cada movilización y revindicación de sus derechos ya se ha vuelto costumbre que ocurran uno o dos asesinatos de sus lideres.

Fue esto lo que ocurrió en la Minga del año 2008 en donde, en adición de las agresiones desmedidas de la policia que causaron la muerte de varios marchantes, fueron asesinados algunos días despues, a sangre fría y de manera selectiva, varios familiares de Aída Quilcué, una de las lideres del movimiento, en lo que era una clara represalia por haberse movilizado.

Además de esto, Aída en persona y otros líderes como Feliciano Valencia fueron amenazados por el simple hecho de exigir sus derechos y manifestarse en contra de los abusos de los que son víctimas. Los responsables de estos asesinatos y amenazas -por supuesto- no han sido encontrados aún; y guardan una fuerte reminiscencia con aquellas “fuerzas oscuras” que azotaron al país en la decada del 80 y que aún no han desaparecido.

Lo qué si lograron establecer las autoridades indígenas es que en la minga del 2008 el soldado y miembro de la comunidad indígena Jairo Danilo Chaparral Santiago se había infiltrado en la marcha con instrucciones de sabotear la marcha. Por esta acción, y en conconrdancia con lo establecido por la Constitución y la ley, fue condenado a 20 “juetazos” por las autoridades indígenas.

Pues bien, ahora -cerca de dos años despues- un juez de municipal de Piendamó, Cauca emitio órdenes de captura contra Aída Quilcué y Feliciano Valencia por considerar que la jurisdicción indígena no respetó los principios constitucionales en el proceso del soldado Chaparral.

Todo este cuadro es ya preocupante, pero lo más alarmante de todo esto es que el Estado a través de la rama judicial no esté brindando todas las medidas de protección necesarias para estas comunidades y sus líderes, sino que, en cambio, esté haciendo todo lo posible por encarcelarlos. Es cierto que ha habido avances para los pueblos indígenas, pero todo parece indicar que la cacería de indígenas -en más de un sentido- aún no ha terminado.

The MadHatter

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: