Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | marzo 1, 2010

¡Salvando patria! Colombia la excepción a la regla Latinoamericana

¡Salvando patria! Colombia la excepción a la regla Latinoamericana

El referendo se cayó y por fin se puede hablar de Colombia como un país en donde vive la Constitución, un país que es mucho más que un líder fuerte o un caudillo, un país en donde las instituciones democráticas tienen un valor, donde las normas estipuladas en la constitución gozan de eficacia. ¡Qué felicidad¡ darnos cuenta que Colombia se está alejando cada vez más de esas tres características del campo jurídico latinoamericano: el autoritarismo, la ineficacia y el pluralismo jurídico.  En esta entrada lo que se pretende hacer es dar una barrida general por la situación de Latinoamérica, con ejemplos concretos de países para probar como los casos latinoamericanos se alejan de la situación colombiana pues se encuentran cercanos al autoritarismo y a la concentración de poderes; para así desmentir la idea generalizada de que Colombia es un país en donde nada de lo que tiene que ver con el derecho, con la justicia o con la Constitución mejora y donde el presidente puede pasar por alto las normas que emanan de la Constitución y por tanto de la soberanía del pueblo.

Es por esto que parece que el conjunto de los países de América Latina va en contravía del proceso que Colombia está viviendo. En cuanto a los rasgos del campo jurídico latinoamericano se puede decir que a diferencia de Colombia -teniendo en cuenta la resolución de la Corte Constitucional sobre el curso del referendo- el autoritarismo sí es un rasgo común.  En nuestros países vecinos como Venezuela y Ecuador, se está imponiendo el soberano sobre la ley, la división entre las tres ramas de los poderes se está volviendo cada vez más difusa y existe una tendencia a concentrar el poder y a cambiar la ley para que los gobernantes pueden permanecer en el poder por lo que prevalece el soberano sobre las instituciones democráticas. Pero en otros países como Brasil y Chile, donde la situación no es tan evidente y hasta se puede hablar de una excepción a la regla al igual que en Colombia; existen fuertes tensiones en el equilibrio de los poderes y aunque ciertamente no se puede hablar de autoritarismo, pues Lula a pesar de tener el 81 por ciento de aceptación y Bachelet a pesar de contar con el 78 por ciento de favorabilidad, no aspiran a reformar la constitución para postergarse en el poder, si se puede hablar en un grado menor de una concentración de poderes ya sea a manos del poder judicial, el legislativo o el ejecutivo.

En Venezuela por ejemplo, la constitución actual fue la impulsada por Hugo Chávez en 1999 y desde entonces ha habido seis referendos, de los cuales cuatro han sido relacionados con un tema constitucional. En el 2008 empezó el último proceso de referendo constitucional también conocido como Referéndum aprobatorio de la enmienda constitucional, que seguiría su curso hasta culminar positivamente con el 54,36 por ciento de los votos, el 15 de febrero de  2009. Esta propuesta nueva buscaba permitir la postulación de cualquier cargo de elección popular de manera continua. Ésta enmienda es una clara manifestación de uno de los rasgos del campo jurídico más importante de América Latina y es el del autoritarismo ya que esta reforma da pié no solamente para que el cargo del presidente pueda ser ocupado perennemente por la misma persona, sino también otros cargos de vital importancia como lo son los de gobernadores, diputados, alcaldes y los otros cargos en los cuales la ciudadanía tiene derecho a elegir.

Éste caso es bastante preocupante si se tiene en cuenta que en el 2007 por medio de la figura Presidencial, ya se había pasado un proyecto de reforma constitucional en donde se buscaba cambiar más del diez por ciento de la constitución y en él que entraba la enmienda de la reelección indefinida, pero que al final por un escaso margen no fue aprobada. Y es que este caso es preocupante no solamente porque no se tuvo en cuenta la decisión que había tomado el pueblo soberano o la mayoría y que es esencial -aunque no único pues además se debe tener en cuenta el Estado de Derecho- a la hora de hablar de una democracia. Sino también porque el refrendo que fue efectivo en el 2009 y con el cual se aprobó éste cambio constitucional, permitió que un hombre se parara encima de la constitución para volverla añicos y así poder diezmar el poder de las otras instituciones democráticas e imponer su voluntad sobre la ley. Cabe recordar las palabras de Stuart Mill, “Una constitución democrática que no se apoye sobre instituciones democráticas en sus detalles, sino que se limite al gobierno central, no sólo no es libertad política, sino que con frecuencia crea un espíritu que es precisamente el opuesto, llevando hasta las capas más bajas de la sociedad el deseo y la ambición de dominio político.”

Pero la situación de concentración de poderes no se da únicamente en Venezuela, otros países latinoamericanos en donde aparentemente la situación es mucho mejor también están sufriendo fuertes tensiones entre los poderes públicos. Porque los contextos en los que se da este problema no son exclusivamente aquellos en los que el ejecutivo o el presidente se quieren apropiar y adueñar del poder político del país. También existen casos como el de Brasil y el de Chile en el que a pesar de tener presidentes sumamente populares, la pugna más que darse entre éste poder y los otros se está dando entre el judicial y el legislativo, aunque a veces también con el ejecutivo. El conflicto básicamente se centra en que estos países están utilizando la constitución y los cargos públicos para hacer una muestra de poder por parte de los partidos políticos dominantes, lo que crea una pugna entre éstos, que en vez de ser solucionada bajo el pensamiento del bienestar del pueblo, se está resolviendo por movidas políticas que piensan  en la voluntad de un movimiento determinado, anteponiendo así, las necesidades políticas grupales a las comunales.

El caso chileno, es un ejemplo de esta situación ya que con el sistema electoral binomial se han marginado a las minorías en su representación y este modelo se ha convertido en una “camisa de fuerza” para la democracia del país pues la democracia se ha convertido en tiranía de la mayorías y los grupos minoritarios, pero igualmente importantes, no se están teniendo en cuenta. Además el parlamento cada vez pierde más de sus atribuciones lo que ha causado una fuerte concentración del poder en el sistema judicial.

Como se puede ver, aunque las dos formas en las que se expresa la concentración de los poderes públicos en América Latina es diferente, en las dos se ve un claro abuso del poder para anteponer beneficios personales sobre instituciones democráticas, afectando no solamente a las mayorías, sino también a las minorías políticas. Por eso gracias a Dios, la corte constitucional por fin se ha pronunciado para darnos a conocer que el referendo es inconstitucional y así salvar la patria. Si, exactamente uso la expresión que usamos cuando jugamos a las escondidas, por que la corte al salvar patria nos salvó a las minorías pero ante todo nos mostró que la constitución no está hecha para que cualquiera con un poco de poder la pueda cambiar pasando por encima de la constitución. Porque al final como en las escondidas al salvar la patria el juego vuelve a empezar limpia y honestamente…

Reina de Corazones – Juana Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: