Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | marzo 12, 2010

Unas elecciones que fortalezcan la democracia…

Unas elecciones que fortalezcan la democracia…

Nos encontramos ante un momento de quiebre en Colombia. Las elecciones que se avecinan el próximo domingo tienen una importancia que va más allá de las que tendrían unas elecciones “normales”. Las elecciones legislativas del próximo 14 de Marzo son los primeros comicios después de la siguiente serie de acontecimientos: el destape de la “parapolítica”; de los mal llamados falsos positivos; el abatimiento de Raúl Reyes y la muerte de Tirofijo; el conocimiento de las chuzaDAS; las graves disputas entre el presidente y las altas cortes; la extradición de los principales jefes paramilitares; el rompimiento de relaciones bilaterales con Venezuela; y, finalmente, la caída del referendo. Estas son las primeras elecciones luego de la era Uribe (¿uribista?); que independientemente de sus logros, deja al país en un estado de polarización y división extremos.


Se constituyen estas elecciones, entonces, como un momento de quiebre, un momento en donde se torna necesaria una unión, un gran consenso que rompa con las dinámicas pasadas. Sería ese el panorama ideal, en donde los candidatos no realizaran sus campañas destruyendo al otro sino en plan de construir, de proponer, de innovar. Sería sumamente positivo que, por una vez al menos, las propuestas de los políticos giraran alrededor de los grandes problemas nacionales y no de burdos golpes publicitarios. Pero es demasiado tarde (al menos para las legislativas); las elecciones son el domingo y nada de esto sucedió. La campaña se concentró en desnudos en Soho, en quien es el más colombiano por rechazar a Chávez, o en quien es el más uribista por aparecer en fotos con el presidente o montar a caballo sin regar el tinto. Incluso, en una muestra de devoción absoluta ante el gran líder, hay quienes no contuvieron las lágrimas frente a las cámaras al enterarse de la caída del referendo.

Sin embargo no todo está perdido. Aún queda el momento de la votación, que recibe en la coyuntura actual un protagonismo especial. A pesar de los políticos y su politiquería, aún queda una forma de salvar estas elecciones. Se trata de una lucha frontal contra el enemigo por excelencia de las elecciones en Colombia: el abstencionismo. Ante esta necesidad de la ruptura de la dinámica amigo/enemigo es fundamental una participación masiva en las urnas que rompa con el abstencionismo que ha sido superior al 50% en el país durante las últimas dos décadas al menos. No obstante, no cualquier tipo de participación es útil. Es necesario que los votantes envíen un mensaje claro a los políticos corruptos y mediante la elección de candidatos limpios (hasta donde esto sea posible…) se restaure la legitimidad perdida por el congreso a raíz de la paraólítica.

Así que a votar todos de forma masiva y contundente, pero sin apoyar a los candidatos sin propuestas, a aquellos que fomentan el clientelismo y la corrupción; pero sobre todo rechazando a aquellos partidos construidos desde la cárcel y que son los herederos de la parapolítica.

The MadHatter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: