Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | marzo 30, 2010

La ambición en la contienda electoral (II)

La ambición en la contienda electoral (II)

Escribía hace unos días sobre la necesidad de los candidatos de superar sus ambiciones personales para realizar alianzas con candidatos y movimientos que defienden ideas similares y con los que comparten múltiples puntos en común. Afirmaba que esta era la única forma en la que sus ideales tendrían alguna posibilidad real de llegar a la primera magistratura del Estado (así no fuese con ellos mismos como presidentes).

Todo esto es sin duda cierto. A menos que candidatos como Mockus y Fajardo, o Pardo y Vargas Lleras no realicen alianzas estratégicas y encuentren una forma de unir sus aspiraciones, no tendrán una opción real de ganar la contienda presidencial. Lo definía bien Gustavo Petro el día de hoy, cuando afirmaba que según las encuestas había dos candidatos fuertes. Uno que encarnaba la continuidad con el 36% de favorabilidad (Juan Manuel Santos), y el candidato del cambio que contaba con el 31% de la intención de voto. El problema es, señalaba Petro, que el 31% de la intención de voto con el que cuenta el “candidato del cambio” se encuentra dividido entre varias personas.

Es esta la necesidad de las alianzas. Dentro del “partidor” (como lo llamaba la revista Semana en su más reciente edición), existen una serie de candidatos que encarnan proyectos comunes pero que  individualmente no tienen la fuerza suficiente para llegar a la segunda vuelta. Tal vez la división no sea tan dicotómica como la plantea Petro -entre continuidad y cambio- pero si es indudable que existen puntos convergentes entre algunos candidatos. Ya son muchos los sectores que están pidiendo una alianza de unos u otros candidatos, y sería conveniente que alguien los escuchara.

Sin embargo, es poco probable que algo de esto suceda. En la política el espacio reservado a la hidalguía y el deber ser es bastante limitado, y pesan más los cálculos burocráticos y politiqueros de cada partido, movimiento o candidato. Como me lo comentaba alguien en estos días, en las actuales elecciones presidenciales son muchos los candidatos que no le apuestan a ser presidente. La meta no es ser presidente o siquiera llegar a la segunda vuelta, sino conseguir la mayor cantidad de votos en primera vuelta para que su apoyo a algún candidato en segunda vuelta tenga un mayor valor.

De esta forma, entre más votos se tenga en primera vuelta más cuotas burocráticas y embajadas se pueden pedir a cambio del apoyo al candidato que sea en la segunda vuelta. Solo queda esperar que, por improbable que sea, triunfen las alianzas que le den alguna viabilidad a nuevas ideas sobre el interés clientelista y miope de los políticos. De no ser así, la segunda vuelta será una aburrida competencia Noemí-Santos, y una vez más El Tiempo habrá tenido el poder suficiente para cerrar Cambio.

The MadHatter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: