Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | abril 20, 2010

¿Libertad de prensa en Colombia?

                Hace un tiempo en el mundo de Alicia en el país de las mascarillas, les mostramos una entrevista hecha al periodista colombiano Hollman Morris, quien nos habló sobre el documental que hizo para History Channel acerca del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional. Morris, a pesar de ser colombiano trabaja para grupos internacionales de gran renombre como la BBC, pero también trabaja en nuestro país haciendo documentales en un programa que se llama Contravía.

                Este periodista se reconoce por defender fuertemente los derechos humanos, sin embargo parece que a alguien le está molestando mucho el tema por lo que desde hace algunos años le están llegando de diversas direcciones amenazas de muerte no solamente contra él sino también contra sus hijos.

                Esta situación se empeora si tenemos en cuenta el informe más reciente que la Corte Interamericana de Derechos Humanos reveló hace unos cuantos días y en el que Colombia ocupa un resaltado pero vergonzoso puesto al lado de otros países como Honduras, Cuba y Venezuela. Ustedes se estarán preguntando que tiene que ver este informe con la vida de Hollman Morris, no se preocupen aquí está la “enmascarada verdad”.

                Además de los otros temas de los que habla el informe, hay una sección muy especial destinada a la libertad de prensa. En Colombia, creo que esto es algo que muy pocas personas saben, este es un derecho que se pregona pero que difícilmente se puede decir que se está cumpliendo. En el informe se revela como los periodistas que hablan sobre los derechos humanos en nuestro país están sufriendo una persecución sistemática, pues los altos mandos los consideran como opositores del gobierno.

     Pero lo peor aún está por contarse ya que los encargados de “devolver al buen camino” a aquellos que se oponen al gobierno, parecen encontrarse en algún lugar recóndito del palacio de Nariño y –algunos menos escondidos- en el Departamento Administrativo de SEGURIDAD. Sí, en el Das había un grupo llamado el G-3 que tenía como única meta “adiestrar a aquellos que no andaban según las exigencias del gobierno”. Y pongo en mayúsculas seguridad porque por un momento quiero que pensemos en la seguridad que un grupo muy parecido a la Gestapo de Hitler nos puede ofrecer.

                En el reporte se destaca que en Colombia, organismos que supuestamente están hechos para el bienestar de los ciudadanos, están actuando de una forma sistemática contra los mismos. El reporte también muestra el grado de degradación de este organismo, especialmente cuando nos cuentan que en papeles membreteados del DAS aparecen nombres de periodistas entre los que se destaca Hollman Morris y Claudia Julieta Duque (del colectivo de abogados José Alvear Restrepo), para ser seguidos e intervenidos. Pero peor aún es el hecho de que en estos papeles oficiales se den las instrucciones específicas   para amenazar a una periodista con las violentas palabras de “le vamos a descuartizar a su hija”.

                ¿Quien puede creer que algo tan grave como las amenazas que usualmente solemos atribuir a las FARC o a los carteles de la droga, las esté haciendo también el gobierno?

                Este es justamente el caso de Hollman a quien en los últimos años, desde la presidencia de Uribe, le han llegado un número importante de amenazas directas contra su vida. Catalina Botero, en una entrevista hecha por la W el 17 de Abril, habla sobre la forma en la que los hijos de Hollman Morris deben ser custodiados hasta en el salón de clases por las continuas amenazas en contra no solo de su vida sino también de su familia entera. Pero no es solamente el caso de las amenazas, en reiteradas ocasiones el ejército, mientras Morris hacía sus documentales en zonas apartadas del país, lo ha retenido durante varias horas y en ciertos casos hasta el material documental se le ha confiscado.

            Me pregunto si es posible que en una verdadera democracia, “como la que hay hoy en Colombia”, cosas como éstas se pueden dar con tanta tranquilidad. Si en una democracia el Artículo 13: Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica. O el Artículo 20: Se garantiza a toda persona la libertad de expresar su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos de comunicación. Estos son libres y tienen responsabilidad social. Se garantiza el derecho de rectificación en condiciones de equidad. No habrá censura; son tan sólo unos articulitos al igual que el del refrendo que se puede cambiar sin alterar el carácter de gobierno de nuestra nación. Me pregunto si los colombianos nos queremos seguir haciendo los ciegos ante esta problemática y si acusaciones tan graves como está o como la de los falsos positivos deben seguir en la impunidad y tratándose como un asunto secundario. ¿Qué tan alejados estamos entonces de un país en donde la oposición no tiene cabida y la libertad de prensa es nula?

Reina de Corazones

A propósito de estos algunos videos que: 1. muestran las atrocidades hechas por el DAS y 2. muestran la persecución que ha sufrido Hollman Morris

Manuale para amenazar del DAS

Pesecución que ha sufrido Hollman Morris

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: