Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | abril 30, 2010

Fuera de la madriguera: Saliendo a votar

Saliendo a votar

El mes pasado, Monopolio Jurídico, invitó a dos “jugadores” a defender sus posturas en la contienda electoral. El primero, defendió la “revolución verde” y la a-política de Antanas Mockus y, el segundo, defendió el voto en blanco, como manifestación del inconformismo y como “oposición política real”.  

A unos 4 días del último debate presidencial, organizado por City TV y El Tiempo, quiero reflexionar  un poco sobre estas posturas y explorar un poco más el “fenómeno” mediático en quién se está convirtiendo el candidato verde y oponerlo a los otros candidatos.

¿Quién es Mockus? Para esa gracia, ¿quiénes son Santos, Noemí (nótese que a ella la llamamos por su nombre de pila, ¿por qué?), Vargas Lleras, Pardo, Petro? Hay una serie de artículos al respecto en La Silla Vacía, presentando a los candidatos y sus políticas, donde los retratan como personas y sus políticas y propuestas están en sus páginas de internet y salen a diario abstractos en el periódico. Pero, ¿cuántos de los que votan por ellos las han leído y las conocen?

Entiendo que mi preocupación es altamente idealista, que no puedo pretender que, en la práctica, todos los votantes sean intelectuales y consagren su tiempo libro al detallado estudio de las propuestas y su viabilidad. En realidad no sé cuántos hayan hecho esto pero, en abstracto y en teoría, ¡es eso lo que deberíamos hacer!

Me preocupa que votar por Mockus se convierta en “votar por la legalidad”, reconocer que esto suena increíblemente bien pero no saber cómo pretende el candidato alcanzar su meta y derrotar este mal que asedia al país. Me preocupa que votar por Santos sea votar en contra de los “hippies” que andan aplaudiendo por la calle con camisetas verdes y girasoles, y a favor de la seguridad y la mano dura, sin comprender los costos y medios de esto. Me preocupa porque hay más candidatos, con muchas y buenas propuestas y pareciera que la contienda se ha concentrado en los dos que mejor han sabido acaparar los medios.

Y me pregunto (si, notarán que ando confundida…) ¿por qué ellos? ¿Es acaso Pardo tan poco carismático como dicen? No solo me recuerda a un tío cachaco adorado cuando habla en los debates (y de propuestas muy sólidas), sino que el aire distante de Mockus es bastante más ermitaño y distante… El “tono de plaza” de Vargas Lleras esconde una excelente comprensión del país y una claridad admirable y Petro, con la sensatez que lo caracteriza, ¡ha incluso echado chistes!

Por otro lado, no creo que se deba creer votar en contra de “los políticos”, como dice uno de los posts de Monopolio porque al fin de cuentas, incluso Mockus es un político de amplia trayectoria, claro, otro tipo de político. Tampoco creo que su movimiento sea comparable con la independencia del país (porque para empezar esta no fue tan romántica y estaba liderada por criollos interesados en el control de la economía y gobierno) ni con la 7ma papeleta. Creo que es una propuesta interesante pero que debe ser analizada, no elegida simplemente por su carácter innovador.

Soy partidaria de elegir por convicción personal. Elegir a costa de cometer un error, como siempre, pero elegir a consciencia. El inconformismo es una forma fácil de no comprometerse cuando existen tantas y tan variadas opciones. El voto en blanco es simbólico, pero al fin de cuentas no sirve para nada. ¿Quién sería presidente entonces? Es una cuestión práctica la que elegimos. La elección no puede ser un símbolo de la irreverente juventud que hay que aprovechar, ni una cuestión estratégica de regalar o no el voto (por lo menos mientras aún tenemos tiempo de pensar al respecto, ya el 30 de Mayo veremos cómo actuar). Tampoco puede ser una elección que se base en lo que me contaron y “fuentes confiables”. Debe ser una decisión hecha a discreción, con prudencia, con mente fría, pero ante todo con responsabilidad.

Conclusión: salir a votar. Pero vote porque cree en las carreteras, en la legalidad, en la educación, en la seguridad, en las mujeres, en la redistribución del ingreso, en la salud para todos y en que cree que la estrategia que le proponen es viable. No porque le gusten los girasoles,  el carisma, el anaranjado, el amarillo, el tono de voz. Ante todo no vote porque sus amigos o su papá o las encuestas (“y a lo mejor la mayoría sabe”) le dijeron. En Colombia siempre nos lavamos las manos y a los 6 meses los del gobierno son unos $%&/. El cambio primero tiene que ser ciudadano: nos tocó crecer y hacernos cargo. Escoger ideas, no personas, no campañas, no lo que Facebook le insinúe cada vez que abra su página principal…

Oruga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: