Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | mayo 18, 2010

El bicentenario y los retos que le presenta a la nación: Salud, desplazamieto y acatamiento de las órdenes de la Corte Constitucional

El 20 de Julio le toca a Colombia celebrar el bicentenario de su independencia y para este acontecimiento, se esperan unos preparativos y actividades inigualables. Sin embargo a Colombia le falta mucho para poder celebrar una independencia como se debe, es decir, para celebrar la independencia de un Estado-nación consolidado en donde el Estado vele por la vida digna de todos los ciudadanos –no sólo de los que tienen posibilidades económicas- y en el que sus ciudadanos puedan gozar efectivamente de todos los derechos estipulados en la carta política.

Sin embargo, la celebración por el bicentenario sigue siendo importante porque nos recuerda que 200 años no han sido suficientes para que en Colombia la desigualdad sea menor y nosotros, podamos soñar con una nación justa. Como ven, el bicentenario además de ser un motivo de celebración es también un momento histórico que nos muestra los diferentes retos que el país tiene que afrontar; entre los que se destacan la salud – en especial después de la polémica desatada por la emergencia social impulsada por el gobierno pero declarada inconstitucional por  la corte- y el problema del desplazamiento – Según la ACNUR (alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) se estima que en Colombia hay aproximadamente 3.000.000 de personas desplazadas dentro del país.-

Es por esto que el 2010 es tan importante, ya que el bicentenario nos permite reconocer el trabajo que la Corte Constitucional ha venido haciendo por estos temas. Como bandera de esta labor están las sentencias T 025 de 2004 y la T 760 de 2008 que hablan del desplazamiento y la salud respectivamente. La importancia de dichas sentencias radica no solamente en el tema que tratan –casos estructurales que se caracterizan por una sistematización en la violación de derechos y por la incidencia que tiene no sólo entre las partes sino a todas las personas que se encuentren en situaciones análogas-, sino también en la  forma en la que abarcan el problema y en el hecho de que supervisan el cumplimiento de los fallos proferidos.

En cuanto a la efectividad de estas sentencias es posible afirmar que la T 025 ha sido más efectiva no solamente en cuanto a sus efectos prácticos sino también en cuanto a sus efectos simbólicos. Y esta diferencia radica en el hecho de que dos años después del fallo proferido por la corte con  respecto a la salud, y específicamente después de ver el debate sobre la emergencia social que el gobierno intentaba decretar, vemos como el problema de la salud sigue estando vigente en nuestra nación, tan vigente que hasta se ha convertido en punto clave de debate entre los candidatos presidenciales.

La T 025, es decir la sentencia de los desplazados, además de dictar órdenes específicas para las entidades estatales encargadas del tema, abrió espacios públicos de debate como las audiencias públicas. Estas audiencias se hicieron con la finalidad de que los interesados pudieran expresar sus percepciones a cerca del desplazamiento y de las mejoras o ajustes que se le debe seguir haciendo al desplazamiento en Colombia. Además, en estas audiencias también se buscó que funcionarios de entidades estatales rindieran cuentas, no solamente a la Corte sino también a los directamente afectados, sobre las acciones, el acatamiento y por tanto mejora o no en el accionar de estas entidades frente al problema del desplazamiento.

La T 760 de 2008 por su parte también estableció órdenes precisas para que entidades gubernamentales solucionaran el problema del acceso a la salud. No obstante este fallo no tuvo lugares de deliberación pública en el que los directamente afectados pudieran mostrar las mejoras o las negligencias del sistema de salud. Asimismo, mientras la T 025 de 2004 cambió sustancialmente la percepción que se tenía sobre los desplazados, ya que antes éstos no eran considerados como víctimas sino como una consecuencia secundaria de la violencia; la T 760 de 2008 no tuvo un efecto tan impactante sobre un cambio en la percepción de los ciudadanos con respecto al problema de la salud y esto se puede constatar ya que de no haber sido por la polémica suscitada por la ya mencionada “emergencia social” muchas personas no tendría ni idea de lo que es el POS o simplemente del problema tan grave por el que la salud está pasando en Colombia, es más, de no haber sido por la emergencia social y no por la sentencia no se habría creado una movilización social entorno al tema de la salud.

Así que esperamos que este 20 de julio se celebre el bicentenario y se recuerde que uno de los propósitos esenciales del gobierno que entre en posesión y del Estado debe ser el de acatar mejor el fallo que la Corte ya dio sobre el sistema de la salud -volver más efectiva la sentencia-, para poder garantizar el goce efectivo del derecho a la salud, derecho fundamental en Colombia, como se están garantizando los derechos de los desplazados en el país.

Reina de corazones — Juana Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: