Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | septiembre 10, 2010

La intranquilidad de vivir rodeado de escoltas…

La intranquilidad de vivir rodeado de escoltas…

Hace un poco más de una semana que me propongo escribir sobre este tema, pero era algo que se habia ido posponiendo paulatinamente… hasta ayer. Anoche decidí que finalmente escribiría sobre lo molesto que es vivir rodeado de escoltas, luego de que uno de ellos pusiera en riesgo mi integridad personal (y aunque suene exagerado, mi vida). Ayer me encontraba yo manejando en el norte de Bogotá y me disponía a cruzar una intersección mientras el semáforo estaba en verde, cuando depronto, de la nada, aparece la moto de un escolta obstaculizando la vía. El escolta en cuestión debía trancar la intersección para que su protegido pasara sin inconvenientes, indiferentemente de si el semáforo estaba en verde o en rojo. Pues bien, tal fue mi susto, que quedé parqueado en la mitad de la intersección obstaculizando el paso vehicular y, por supuesto, el de la caravana escoltada; además de poner en riesgo mi vida, el escolta había fracasado en su misión de despejar el paso. Normalmente esto habría sido un hecho extraordinario, pero hoy en día hace parte de la rutina diaria; ¿se ha dado alguien cuenta de que de repente Bogotá anda infestada de escoltas?

No se qué pasa, no se por qué, no se desde cuándo… lo único que sé es que es realmente insoportable vivir en una ciudad plagada de escoltas. No alcanzo a imaginarme lo que debe ser tener escoltas propios: si los de los demás son insoportables, ¿cómo será tenerlos pegados a uno todo el día? Pero ese no es el punto de hoy. Me preocupa que los escoltas, además de interferir con la vida de la gente normal y ser una molestia absoluta, aumentan los niveles de inseguridad. No solo porque causen innumerables riesgos y potenciales accidentes con su imprudente forma de manejar, sino porque el simple hecho de tener una gran cantidad de gente armada deambulando por las calles y dispuesta a todo pone en riesgo a todos los que estamos alrededor de ellos. Y como ahora están en todas partes, el riesgo es generalizado.

Se trata un poco de la lógica expuesta en el documental de Michael Moore “Bowling for Columbine”. La masificación de las armas de fuego en manos privadas (e individuales o autonomas como lo es un escolta) no eleva los niveles de seguridad, ni reduce los indices de violencia, sino todo lo contrario: los aumenta exponencialmente. Me contaba un conocido que recientemente se encontraba comiendo en un restaurante, en donde también comía alguna de esas personas que anda con la manía (no siempre innecesaria) de tener un ejército de escoltas a su servicio. Me decía esta persona que en el transcurso de la comida una mesera rompió accidentalmente varios platos: la reacción de los escoltas fue temeraria y uno de ellos ya estaba listo para empuñar su arma de fuego. Naturalmente, más de uno quedó aterrorizado; no por los platos rotos, sino por el riesgo que la reacción apresurada del escolta generó.

La situación no es de poca monta, y no debe dejar de ser observada. Se trata además de un círculo vicioso: la gente contrata escoltas como resultado de la inseguridad que reaparece y plantea amenazas para sus vidas, pero a su vez, la proliferación de escoltas (y podría decirse que de empresas de seguridad privada) aumenta los riesgos y los niveles de inseguridad. La solución seguramente no consistirá en eliminar los escoltas, pero es algo de lo que se debe estar atento y que debería ser, al menos, socialmente rechazado. Después de todo, ¿a quién le gusta vivir en una sociedad absolutamente militarizada? Me excuso por la pregunta, debo reconocer que el extraño soy yo y que a la mayoría de la gente les encanta la militarización de la sociedad, después de todo estamos en Colombia. Me doy cuenta que este artículo es absurdo, todos aquellos que les encanta la militarización deben adorar los escoltas, y probablemente deben soñar con tener uno propio. Está bien, pero que no se quejen después por la inseguridad que ellos mismos contribuyen a generar.

The MadHatter

Anuncios

Responses

  1. Hoy me di cuenta que incontables mazdas han cogido la moda de cambiar el pito por una sirena grosera de escolta. Dentro de poco están todos con uzis por las ventanas!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: