Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | septiembre 11, 2010

Lo cohecho hecho está

Lo Cohecho hecho está.

Hagan la película, Circunvalar un jueves a las 8 de la noche, con trancón desde la universidad de los Andes hasta el Museo del Chicó. Ahí, en plena  noche capitalina se encuentran, en un carro con capacidad para 5 personas, unas 7 personas que se disputan el espacio por quién puede  poner la cola entera en la silla del carro y quién le toca subirse sobre las rodillas del otro.

Aquellos personajes, como si tuvieran el auguro de un vudú, pasan JUSTO por delante de una patrulla de policías que, en su desesperación por la insoportable levedad del ser que representan, deciden otorgarle por primera vez en el día sentido a su profesión: Hacer lo que DEBEN hacer, poner multas.

La patrulla, que constaba de un patrullero, para a los estudiantes. Éstos no saben qué hacer, (¿cuánto vale la multa? ¿Cómo va a ser la vaca para pagarla?, etc.), entre todos los que estaban en el carro la conductora era la más insegura. Temía que la multa fuera demasiado costosa y ella estaba sin plata.

Pero la conductora no sabía, aunque lo sospechaba, el gran poder que habitaba en ella: La belleza de una mujer.

Y eso precisamente es lo que sí pudo observar el patrullero, pudo detallarla por la ventana de conducción y le dijo: -bájese del carro señorita.

Ella temió lo peor, que la ley se CUMPLIERA, y por tanto, bajo con gran temor. A lo que el patrullero le dijo: -Uy ¿cómo te llamas?, ¿estudias o trabajas?

Ella le contesto: -Estudio, estoy en quinto semestre. (lo dijo con una sonrisa coqueta y utilizando su cabello como una buena arma cautivadora)

El patrullero le dijo: -Estas de afán?, es que nosotros tenemos que cumplir con nuestro DEBER, pero es que estoy tan ABURRIDO. (Lo dijo con un tono más indulgente).

La señorita sabia que aunque tuviera un afán muy vinculante debía permanecer ahí FINGIENDO disfrutar de la compañía del patrullero. También sabia lo poderoso que pueden ser las palabras aduladoras para aquellos que han perdido todo tipo de esperanza, y en ese orden de ideas le dijo:

-No señor agente, aunque solo era un patrullero de bajo rango, yo no estoy para nada ocupada (Con otra sonrisa al final de la oración, aunque ya se le había convertido casi en un tic)

-Bueno señorita usted está muy bonita, pero es que tengo mucha hambrecita, ud. no tiene alguito que me COMPARTA, dijo el patrullero ahora convertido en señor Agente.

Claro con MUCHO gusto señor agente, dijo de manera muy deferente la señorita. (Adicionándole una picada del ojo izquierdo y dándole con gran recelo un billete de 20 mil pesos)

Gracias por cooperar con la JUSTICIA señorita. Dios se lo pague. -Dijo el señor agente pasándole un papelito arrugado que decía: Llámame -Con un numero de celular Comcel.

La señorita asintió con la cabeza y se dispuso a entrar al carro, le esperaba un viaje largo hasta su casa en las afueras de Bogotá.

Y así termino el día de los estudiantes y de los patrulleros,  juntos cometieron un delito (Codigo Penal Cohecho propio por parte del “Señor Agente”(Articulo 141) y Cohecho de Dar u Ofrecer de parte de la señorita (articulo 143). Pero ambos se fueron contentos para sus casas diciendo: Esto solo pasa en Colombia, ¡soy muy de buenas!

El dodo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: