Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | febrero 17, 2011

Que no me metan cuento chino…

Que no me metan cuento chino…

Ya es famoso el video de un ciudadano colombo-japonés que habla sobre las maravillas y encantos de Colombia. En el video el protagonista compara a Colombia con Japón para resaltar que Colombia es mucho más rico que Japón. Pues bien, aunque es un video bastante emotivo, y nunca es molesto oír hablar bien del país, debo confesar que yo me retorcía en mi asiento durante cada segundo del discurso. Debo confesar que me parece un discurso de fantasía, bastante similar a un  cuento de hadas, en donde la realidad no aparece por ningún lado. Ver Video

Primero que todo, les pido excusas a todos aquellos que se sientan ofendidos (con toda la razón) por igualar un chino a un japonés; pero creo que el título logra ilustrar bastante bien lo que quiero decir en este artículo. Me parece que lo del japonés es un video “chimbo”, “chiviado”, que no hace sino recurrir a insensateces para idealizar al país.

En segundo lugar, quiero decir que esto no significa en ningún momento que sea antipatriota, o que deteste a mi país. Digo esto porque es así como se han leído últimamente todas las voces disidentes. Simplemente soy alguien que no puede aguantar el discurso puramente emocional, sesgado, y sin argumentos reales de ningún tipo. Me parece que estos videos nos alejan de una actitud que sea capaz de identificar los problemas de Colombia, y que en esa medida esté en una posición de proponer soluciones y alternativas. Este discurso no hace más que pintar un mundo rosa.

Me dirán que soy un insensible que no logra conectarse con lo sentimental del video. Es probable. Pero este japonés lanza unas frases que simplemente me causan escozor. Empieza el video diciendo cosas como “Colombia no es un país pobre, simplemente tiene mentalidad de pobreza”. Ante semejante afirmación, ¿qué puede uno decir? Comprendo que uno no debe lamentarse sin razón, y acepto que probablemente haya países más pobres que Colombia. Pero ¿cómo puedo suponer que Colombia no es un país pobre? ¿Debo asumir que todos los barrios marginales, construidos en zonas de riesgo, y en donde no hay muchos servicios básicos, son un espejismo? ¿Debo pensar que la cantidad de desplazados (¡cerca del 10% de toda la gente del país!) no son más que una ilusión? ¿Quieren que crea que el hecho de que el 48% de los trabajadores gane menos de un salario mínimo (FEDESARROLLO) – ¡menos de lo legal!- significa que somos un país rico?

No debemos quedarnos lamentándonos porque somos un país pobre, retorciéndonos sobre nuestro propio cadáver (lo que el japonés llama “mentalidad de pobreza”); pero tampoco podemos pretender tapar el sol con un dedo. Si queremos que este país redistribuya los recursos (Colombia es de los países más desiguales del planeta), y genere riqueza que nos beneficie a todos; lo primero que debemos hacer es reconocer que tenemos un problema.

Ahora, si esto fuera todo lo que el personaje japonés dice, entonces debería reconocer que soy un exagerado y que mi reacción es desproporcionada. Pero no. Este ilustre orador continúa soltando las siguientes joyas al describir a Ciudad Bolívar: afirma que en este barrio hay tantos comedores comunitarios que a los niños les sobra la comida (un aplauso para Samuel, aunque esto es inverosímil); sostiene que en Ciudad Bolívar es absolutamente normal ver TV plasma, pero que están dentro de casas de bareque. Después de todo, ¿qué mejor signo de la prosperidad que una construcción de bareque?

Pero la cosa no para aquí. Este impoluto maestro tiene la desfachatez de afirmar que Japón es pobre, más pobre que Colombia, porque allá no se consiguen sandías, y cuando las hay son infinitamente caras. Aquí, en cambio, las sandías están en todas partes y uno las puede conseguir por 3 mil pesos. Sin mencionar cuánto son 3 mil pesos para una persona que gana menos del salario mínimo; este argumento equivale a decir que en Colombia no se consigue azafrán, y si lo hay es a precios exorbitantes. O que en Colombia los mejillones son carísimos, mientras en el norte de Europa se consiguen a precios bajos. En todo caso, no es más que una débil falacia que agarra al colombiano de la patilla.

Desde mi punto de vista, lo que hace el video japonés es atribuirle los problemas del país a un ente metafísico e intangible llamado “mentalidad de pobreza”. La visión del japonés desconoce de manera absoluta toda una telaraña asimétrica de actores de poder internos y externos. Agentes con intereses y agendas propias; cuyo campo de acción es el territorio nacional, y su material en disputa los recursos naturales y otras fuentes de riqueza. El japonés ignora ¿deliberadamente? que la situación socio-económica colombiana responde a una serie de explicaciones que permiten comprender el comportamiento de distintos actores sociales que se disputan por privilegiar sus intereses en el país. El Estado, los actores económicos nacionales, los sindicatos, las transnacionales, los organismos multilaterales, los Estados extranjeros, los movimientos sociales, etc; todos hacen parte de una serie de relaciones de poder en las que buscan realizar sus propias agendas y que son capaces de explicar la realidad nacional.

Luego de padecer a este sabio y acertado comentarista durante 15 minutos, uno terminaría por persuadirse de que la pobreza en Colombia no existe. Después de todo “no somos pobres, nos creemos pobres”, ¿no? Parecería que la realidad que conocemos día a día (algunos de lejos, otros de cerca) no es más que una ilusión, una mala pesadilla de la que no queremos despertar. Absurdo, ¿no?

Sin embargo, creo que debemos darle algo de crédito al japonés ilustre. Después de todo el cierra su discurso diciendo: “Colombia está bien. El extranjero lo sabe, por eso viene e invierte. Lo importante es que el colombiano nunca descubra que está en uno de los países más ricos de toda la tierra”. Esto es cierto. Colombia tiene más oro que Japón, pero son las grandes compañías canadienses las que lo explotan. Colombia tiene más petróleo que Japón, pero son las compañías británicas las que se enriquecen con él. Colombia tiene parte de la selva amazónica, pero son las farmacéuticas extranjeras las que explotan sus plantas y se apropian del saber milenario de grupos indígenas. No hay que equivocarse: Colombia es un país con grandes riquezas, pero los colombianos no son ricos. La riqueza de Colombia está en manos de todo el mundo, menos en las del colombiano de a pie.

The MadHatter

Anuncios

Responses

  1. Acabo de leer este artículo y aunque es una muy valida opinión y otro punto de vista del problema, considero que el problema de los Colombianos sí radica en la mentalidad de pobreza que resalta este Japonés. Es cierto que no podemos desconocer “la pobreza real” que hay cuando uno visita barrios marginales de todas las regiones del país, pero tambien es cierto que no podemos desconocer qeu hay Colombianos que como mencionas en el 5to parrafo de este artículo, que prefieren comprar un TV de plasma, que invertir ese millon de pesos que cuesta ese aparato, para invertir en mejores materiales para su casa de “bareque”. El problema del Colombiano, radica en querer ganar plata facil y rápido, acá en muchas personas se ha sembrado el pensamiento del “menor esfuerzo”, por eso no es raro ver en las calles gente que pide dinero en cada semáforo, tratando de conmover el corazón de otras personas exhibiendo de una manera descarada la “pobreza” de sus hijos… Tampoco es raro ver, porqué cada 9 de 10 empresas nuevas que se crean en Japón son prosperas, porque la mentalidad es diferente!!!! y aunque no desconozco que montar empresa en COlombia es muy complicado por la cantidad de impuestos y trabas arancelarias que tiene uno que asumir como empresario, tampoco desconozco que el colombiano, tiene la tendencia de apenas sacar un negocio que le da dinero, gastarse las ganancias de este en cosas que le permitan aparentar un mejor estatus de vida, en vez de re-invertir su dinero sabiamente para que a futuro, pueda recuperar con creces toda la inversión…

    Esto es un tema que tiene mucho de donde comentar y muchas variables involucradas, lo cierto es que tenemos un problema y es momento de tomar una actitud diferente hacia el….

  2. Conozco a Mimi, quien después de tenerlo todo le tocó salir huyendo tan solo con lo que llevaba puesto, cualquier minuto de retraso significaba la muerte y no era broma pues a 4 de sus familiares muy cercanos le habían dado de baja por no obedecer.
    A ella le ha tocado muy duro, no es fácil recomenzar y gracias a Dios que en medio de toda esta crisis a estas personas afectadas se les ha tendido la mano y esta mujer ha aprovechado al máximo todas las oportunidades para salir adelante. Hoy día es Licenciada en idiomas, trabaja con el gobierno, tiene su casa, vive decentemente, ya no depende del gobierno como desplazada.
    A Sandra la sacan de su tierrita sin nada y también le toca recomenzar, la diferencia es que para ella no es tan duro pues está acostumbrada a vivir con dificultades y carencias. se le brindan las mismas oportunidades como a Mimi pero no hay cambios, hace varios cursos pues no le interesa ser profesional; a ninguno le saca provecho, el ultimo fue un programa para desplazados, donde los equipaban de todo para enseñarles a pescar y no darles el pescado. Ella tomo un curso de belleza y le dieron todo lo necesario valorado en $1.500.000 para que desarrollara lo aprendido y nada. allí tiene todos esos implementos sin darles uso, no los ha vendido porque sabe que los donantes realizan revisión del negocio.

    Otros no han sido desplazados por nadie y se hacen pasar como tales, recibiendo todos los beneficios incluyendo los de la ley de victimas. Mientras que muchos que realmente son desplazados no reciben nada y por falta de visión ignoran sus derechos, no preguntan, no investigan. solo se conforman.
    En fin creo que el problema es de una visión codiciosa por parte de aquellos que alcanzan a mirar más allá, pues lo han acaparado todo. Y una mentalidad de pobreza y conformismo por parte de la mayoría. El equilibrio lo tienen pocos.

    .


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: