Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | marzo 10, 2011

La moral del Presidente

La moral del Presidente

¿Se han dado cuenta que cuando en Colombia hay escándalos amorosos por parte del presidente, no es de interés publico (es un buen chisme y ya) mientras que en Estados Unidos y Europa, es una ofensa capital? No entiendo la mentalidad europea y estadounidense de examinar la vida privada de cada figura publica, y que a la luz de cualquier escándalo la carrera política de estos personajes acabe. La vida privada de estas personas se vuelve la primicia de revistas como “The national enquirer” y hasta “ok”, “People” y otras revistas de celebridades que mueren por tener la primicia de los escándalos políticos. Es más, se ha vuelto la moda investigar la vida intima de los políticos al punto que han hecho series de televisión al respecto, como “The good wife” y hemos visto varios reportajes de la vida privada de la familia Obama.

Grandes escándalos políticos, que han definido carreras, y hasta el mismo futuro de Estados Unidos, son de índole privada. El senador John Edwards, candidato a la presidencia de Estados Unidos, vio su carrera acabar cuando salieron reportes en varias de las revistas anteriormente mencionadas de su infidelidad a su esposa que batallaba contra el cáncer. No excuso su falta moral, que me parece bastante grave, mas sin embargo, no entiendo cómo afecta esto su carrera política. John Edwards había sido un político clave desde la administración de Bill Clinton, y hasta fue nominado para vicepresidente con el ex candidato Al Gore. En el momento en que salieron a la luz publica estas indiscreciones, la vida política de Edwards acabo.

Otro gran escándalo presidencial de Estados Unidos fue el de “Sexgate”. Este escándalo fue el de la relación entre Bill Clinton y Monica Lewinsky. El presidente fue a juicio por su relación con la interna y varios otros cargos. También se enfrentó a juicio en el Senado, donde podría haber perdido la presidencia, pero fue declarado inocente.  Bill Clinton fue un presidente excepcional, dejó el presupuesto nacional en niveles altísimos (230 billones en el 2000), tenía el apoyo popular de la gente, y es recordado como uno de los mejores presidentes de Estados Unidos (el cuarto favorito desde la segunda guerra mundial).  El escándalo de su relación con Lewinsky casi acaba con su carrera presidencial; lo que hubiera sido una verdadera lastima.

Una de las mas recientes víctimas de escándalos sexuales es Silvio Berlusconi. El primer ministro Berlusconi no es un santo, y mucho de lo que se le acusa tiene fundamento. Sin embargo, no han encontrado pruebas para demostrar sus relaciones sexuales con menores de edad. El verdadero escándalo que tiene a Berlusconi bajo ataque son los alegatos de que el Primer Ministro ha pagado por sexo a varias prostitutas (la prostitución es legal en Italia). Desde su separación, estos escándalos han plagado al gobierno del primer ministro, quien estará a cargo del parlamento hasta el 2013 y que ha estado luchando contra estos escándalos que afectan el trabajo serio dentro del parlamento donde ha perdido popularidad. La verdadera afectada es Italia.

Silvio Berlusconi

Para plantear porque me parece invalido revocar a alguien del título basado en las vidas privadas de los presidentes, me referiré a Colombia. En Colombia chismes de infidelidad siempre han existido. Basta con recordar varios escándalos y chismes que han surgido en el país. En los últimos años. Entre los mas recientes se encuentran los chismes acerca de la orientación sexual de Gaviria, las mujeres de Turbay, hasta hubo chismes vinculando amorosamente a Uribe con su canciller. Ninguno de estos chismes tiene fundamento, claro está; pero no tienen fundamentos porque no han existido investigaciones serias al respecto.

La capacidad de estos presidentes para manejar al país nunca ha estado sujeta al escrutinio publico de sus vidas intimas. Y es que yo creo que la vida privada y la vida laboral son dos espectros aparte. En el momento en que la infidelidad de un presidente afecte  mas allá de cualquier duda su capacidad de líder es cuando comienza el problema; pero mas allá de eso yo creo en el adagio popular de “los trapos sucios se lavan en casa”, y no es de interés publico lo que estas personas hagan con su vida privada. No excuso lo inmoral que me parece la infidelidad, pero no entiendo porque figuras publicas que han demostrado ser buenos políticos deben renunciar a cargos donde se ha desempeñado exitosamente y para beneficio del país.

Me parece una lastima que en países como Estados Unidos se piense seriamente en revocar del cargo a presidentes como Bill Clinton por escándalos sexuales, y que presidentes como Bush, que no tienen ningún escandalo privado, puedan gobernar mintiéndole al pueblo americano acerca de las razones para invadir a otro país. Es una verdadera lastima, porque yo hubiera preferido destituir a Bush ya que Estados Unidos tenpia problemas mayores a unos simples “líos de faldas”.

María Camila Abisambra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: