Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | octubre 17, 2011

En busca de resultados rápidos

(En busca de) Resultados rápidos

Rapid results aproach es una estrategia con el mismo nombre en en la que un grupo de personas escoge un proyecto y lo ejecuta en 100 días. En África se ha usado para mejorar la infraestructura de aldeas aisladas de Ghana, Sudán, Sierra Leona y otros países, construyendo puentes, caminos, escuelas o incluso montando puestos de atención de salud para enfermos de VIH. Su éxito ha sido tal, que es una de las estrategias líderes recomendadas por el Banco Mundial y ha empezado a implementarla en sus propios proyectos.

La premisa de la que parte es que, en lugares como estos, el mayor obstáculo para el desarrollo es que no se utilizan las herramientas existentes. Los presupuestos tardan siglos en aprobarse, el dinero desaparece, los materiales nunca llegan o se roban y, si cambian las directivas, los proyectos que habían logrado estancar se estancan. (¿Suena conocido?). Lo que toca hacer se vuelve, entonces, problema “de otro”. En últimas, el punto de partida es que ante los panoramas desoladores que estas aldeas enfrentan se acaba la motivación y confianza para empezar cualquier tipo de empresa y, como consecuencia, nada pasa y nada cambia.

Así, su objetivo es dirigir el enfoque del desarrollo social y económico hacia la concreción de resultados y enfoques que favorezcan la intervención activa de las comunidades, buscando desestancar la capacidad de implementación.

 Rapid results, que fue inventado hace 40 años por un consultor de negocios llamado Robert Schaeffer, funciona más o menos así: Un facilitador se sienta con un grupo de interés (compañía, junta de acción comunal, comunidad) y, por consenso, deciden qué quieren hacer: encuentran un problema y un fin deseado. Luego deciden cómo llegar al fin deseado teniendo en cuenta los medios de los que disponen (industria local, profesiones de los dueños, presupuesto), es decir que desarrollan una estrategia de implementación.. Todo esto, teniendo como límite temporal 100 días.

La idea detrás del apretado límite de tiempo es que sea abarcable temporalmente (hacer planes concretos o sacrificios a dos años es bastante más difícil y exigente que a tres meses, lo sabemos todas las que alguna vez hemos hecho una dieta exitosamente) y, además, obliga a las comunidades a priorizar y concentrarse en la consecución de objetivos concretos, evitando proyectos gigantes que pueden ser también importantes, pero que no son implementables. Es una lógica de “grano de arena”, en que de a poquitos se logra mucho.

Con esta estructura básica, lo que se busca (y logra) es movilizar a la comunidad entera para alcanzar el objetivo deseado en el término de tiempo estipulado. El facilitador se concentra en canalizar ideas y dar ejemplos de empresas anteriores, pero sin entrometerse demasiado en la identificación de problemas, metas y estrategias. Esto implica desarrollar estrategias creativas y poco convencionales y, probablemente, cambiar el esquema de vida diaria durante tres meses. Así, en casos en los que se trataba de construir una escuela y no había suficiente producción de ladrillos y los que se habían se los robaban, la aldea organizó concursos locales de producción, de modo que en los hogares se hacían los ladrillos, y las mujeres dormían sobre los depósitos para cuidarlos.

Aquí está el link de la organización: http://www.rapidresults.org/

Aquí hay una columna sobre su capacidad y los obstáculos a la hora de lograr un impacto a largo plazo, así como de enfrentar problemas estructurales e institucionales: http://opinionator.blogs.nytimes.com/2011/10/05/refused-and-confused/?ref=opinion

Me parece una forma interesante y alternativa de enfrentar el estanco institucional en el que a veces vivimos. A propósito, por ejemplo, de  las olas de invierno, que este fin de semana hicieron de las suyas, y de que ya llevamos otras 14000 familias damnificadas. Todo esto sin haber logrado atender la emergencia anterior. Esto seguro no funciona para hacer un transmilenio… ¿pero qué tal para reconstruir escuelas, viviendas, iglesias, hospitales?

Así, cuando no se trata solamente de una tendencia a la corrupción preocupante sino, también, de que es de verdad difícil, actuar desde abajo, empoderar a la gente y demostrar que de pronto si se puede, podría tener grandes efectos. (Nota: NO es tomar justicia por mano propia, más bien de tomar “manos a la obra”. Nota 2: podría ser una idea para el montón de candidatos que hay por ahí)

De pronto, solo de pronto, no todo son leyes y decretos, y tampoco bastan.

Oruga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: