Posteado por: aliciaenelpaisdelasmascarillas | diciembre 19, 2012

El agua es vida (¿?)

PARIS. Con la crisis económica, la población indigente a crecido considerablemente en Europa. Las familias de inmigrantes serbios y albanas duermen en la mitad de la calle en sacos de dormir, como si se hubieran ido de campamento. La diferencia es que el están en la mitad de la barrio de la Bastilla, uno de los más “trendies” de la ciudad. Un indigente, pero parisino, mastica la baguette que compró por un euro en cualquier panadería cercano mientras se acomoda en la esquina en la que es posible verlo cuando camino de ida a clase en la mañana y cuando camino de vuelta en la tarde. Como es verano, no pasan frío. La pregunta es qué van a hacer con ellos en invierno. 

Estoy sentada en un café con una amiga y un SDF (las siglas de “sin domicilio fijo”, como les dicen en Francia) se sienta en la mesa de al lado. Nadie lo mira de forma particular – a lo mejor solo yo, delatando que soy extrajera. La mesera se acerca y el señor pide un vaso de agua, se lo traen, se lo bebe, cierra los ojos un instante, se para y se va. La mesera levanta le vaso y espera al siguiente cliente. A lo mejor ser indigente en Paris, en Madrid o en Bogotá tiene mil diferencias – una dimensión temporal, por ejemplo –  pero varias otras semejanzas, sobre las que respectan lo duro que debe ser, pero hay una que me importa en particular: en Paris nunca tienen sed, el agua es gratis y la de la llave es potable.

Personalmente, el agua de Paris no me gusta. Tiene un sabor a tibieza, a piscina, que perdura aún si está fría, que atribuyo a una alta concentración de cloro. No obstante, lleno mi botella de plástico en cuanta fuente pública veo – hay 108 – y me burlo de los extranjeros (oh hipocrecía) que compran todos los días un botellón nuevo mientras yo me ahorro montones de euros. Los parisinos se enorgullecen de su agua potable (tienen incluso una página web al respecto: www.eaudeparis.fr) y no les falta razón, garantizar el agua es algo así como garantizar el aire. Al fin de cuentas el planeta está compuesto, como nosotros,  de un 75% de agua.

 Pero de Paris eso es lo que menos me impresiona, yo Bogotana. Le reconozco sus iglesias, sus parques, el metro pero, eso si, Bogotá, al igual que Paris, no tiene mar pero tiene ciclovía y el agua de la llave es potable. Y la nuestra es más rica.

BOGOTA. Lo primero que hago cuando llego a mi casa en Bogotá es servirme un vaso de agua de la llave mientras siento que tomo agua Evian.

Y sin embargo, resulta que ahora el agua bogotana está en peligro dejar de ser potable en 4 años (que es un período de tiempo mucho más corto de lo que uno se imagina). Nosotros, que estamos rodeados de páramos, rodeados de ríos, rodeados de agua. Paradójicamente (o quizás no), por estar rodeados de agua y de verla fluir siempre tan cristalina olvidamos que otra cara del agua – que no es vida- es la de Río Bogotá, una cara del agua que puede volverse la normal, gracias a las aguas residuales de industrias, hogares, fincas de producción agrícola y de la industria cervecera. Lo curioso es que el agua no “se acaba”. El ciclo del agua hace que el agua que se evapore llueva y por ahí habrá agua. El punto es si esa agua sirve de algo, si contamina las cosechas, si enferma a los niños, si nos la podemos tomar. Lo que se acaba es el agua potable.

Que el agua dejara de ser potable terminaría siendo un problema que, para variar, afectaría a los más vulnerables y a los menos no tanto. En los hogares con capacidad económica comprarían filtros – hay unos zen y todos que tienen piedritas y llenan el agua de buena energía – y en los menos tendrían que ver cómo hacen para hervirla, cómo hacen para lidiar con las lombrices que les van a dar.

Los seres humanos, como el planeta, estamos constituidos en tres terceras partes por agua. Así, no deja de ser importante ponernos a pensar – y tomar las medidas necesarias – de qué tipo de agua queremos que esté hecho este planeta y que estemos hechos los bogotanos. Porque esa agua con residuos agro industriales es la que, a este paso, va a salir de las llaves de nuestras casas en 4 años y esa es la que nos vamos a tomar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: